Verdadero servidor de Dios, sin duda alguna, es aquel que teniendo el cuerpo en la tierra y con los hombres, con el alma está en el cielo por la oración. — La Santa Escala. Pag, 41

San Juan Clímaco