Se dice que una cosa es buena por razón de su propia virtud: ―”porque la virtud hace bueno a quien la posee y convierte en buena su operación”. Más la virtud ― “es una especie de perfección; pues decimos que un ser es perfecto cuando alcanza su propia virtud” Suma contra gentiles, Capítulo XXXVII.

Santo Tomás de Aquino