Ha llegado el Adviento. ¡Qué buen tiempo para remozar el deseo, la añoranza, las ansias sinceras por la venida de Cristo!, ¡por su venida cotidiana a tu alma en la Eucaristía! —«Ecce veniet!»— ¡que está al llegar!, nos anima la Iglesia – Forja, 548 


Publicidad:

San Josemaría Escrivá