No pienses más en tu caída. Ese pensamiento, además de losa que te cubre y abruma, será fácilmente ocasión de próximas tentaciones. -Cristo te perdonó: olvídate del hombre viejo. —Camino (262). Pag, 21

San Josemaría Escrivá