”banner_academia”

Nada sería yo, Dios mío, nada sería yo en absoluto si tú no estuvieses en mí. Pero, ¿no sería mejor decir que yo no existiría en modo alguno si no estuviese en ti, de quien, por quien y en quien son todas las cosas?

Así es, Señor, así es. Pues, ¿adónde te invoco estando yo en ti, o de dónde has de venir a mí, o a que parte del cielo y de la tierra me habré de alejar para que desde allí venga mi Dios a mí, él, que ha dicho: Yo lleno el cielo y la tierra? —Confesiones de San Agustín. Pag, 2

San Agustín