Nada sería yo, Dios mío, nada sería yo en absoluto si tú no estuvieses en mí; pero, ¿No sería mejor decir que yo no existiría en modo alguno si no estuviese en ti, de quien, por quien y en quien son todas las cosas? Así es, Señor, así es. Pues, ¿A dónde te invoco estando yo en ti, o de dónde has de venir a mí, o a que parte del cielo y de la tierra me habré de alejar para que desde allí venga mi Dios a mí, Él, que ha dicho: Yo lleno el cielo y la tierra? — Confesiones de San Agustín. Pag, 2

San Agustín