El rango prioritario del hombre se manifiesta en que el redentor viene a la tierra bajo la figura de hombre. El sexo femenino es ennoblecido por cuanto que el Salvador ha nacido de una mujer, de modo que una mujer fue la puerta por la que Dios hizo su entrada en el género humano. La mujer debe honrar con libre y amorosa sujeción al hombre imagen de Cristo y ser ella misma imagen de la Madre de Dios, esto significa para ella ser también imagen de Cristo. — Edith Stein y la Formación de la Mujer. Pag, 70

Santa Edith Stein