La vocación es el misterio de la elección divina: “No me habéis elegido vosotros a mí, sino que yo os he elegido a vosotros, y os he destinado para que vayáis y deis fruto, y que vuestro fruto permanezca” (Jn 15, 16). “Y nadie se arroga tal dignidad, sino el llamado por Dios, lo mismo que Aarón” (Hb 5, 4). “Antes de haberte formado yo en el seno materno, te conocía, y antes que nacieses, te tenía consagrado: yo profeta de las naciones te constituí” (Jr 1, 5). Estas palabras inspiradas estremecen profundamente toda alma sacerdotal – Don y misterio.


Publicidad:

San Juan Pablo II