La oración es la mejor arma que tenemos. Es una llave que abre el corazón de Dios. Debes hablar con Jesús también con el corazón, además de hacerlo con los labios. De hecho, en ciertas contingencias, debes hablarle solo con el corazón. — 365 días con el Padre Pío.

Padre Pío