Oh, Iglesia de Dios, tú eres la mejor madre, solo tú sabes educar y hacer crecer el alma. Oh, cuánto amor y cuánta veneración tengo para la Iglesia, la mejor de las madres — Diario, 197

Santa Faustina Kowalska