¿Tienes contradicciones? Di, muy despacio, como paladeándola, esta oración recia y viril: «Hágase, cúmplase, sea alabada y eternamente ensalzada la justísima y amabilísima Voluntad de Dios, sobre todas las cosas. Amén. Amén». Yo te aseguro que alcanzarás la paz. — Camino. Pag, 56 (#691)

San Josemaría Escrivá