Espero que tengas suficiente felicidad para hacerte dulce. Suficientes pruebas para hacerte fuerte. Suficiente dolor para mantenerte humano. Suficiente esperanza para ser feliz. — Pensamientos de la Madre Teresa. Pag, 8

Madre Teresa de Calcuta