El amor de necesidad clama a Dios desde nuestra indigencia, el amor-dádiva anhela servir a Dios y hasta sufrir por Él. El amor de apreciación dice: «Te damos gracias por tu inmensa gloria». El amor de necesidad dice de una mujer: «No puedo vivir sin ella»; el amor-dádiva aspira a hacerla feliz, a darle comodidades, protección y, si es posible, riqueza. El amor de apreciación contempla casi sin respirar, en silencio, alegre de que esa maravilla exista, aunque no sea para él, y no se quedará abatido si la pierde, porque prefiere eso antes que no haberla conocido nunca. — Los Cuatro Amores. Pag, 27

C. S. Lewis