”banner_academia”

Dios mío… Dios mío, enséñame a amar tu cruz. Enséñame a amar la absoluta soledad de todo y de todos. Comprendo, Señor, que es así como me quieres, que es así de la única manera que puedes doblegar a Ti este corazón tan lleno de mundo y tan ocupado en vanidades.

Así en la soledad en que me pones, me enseñarás la vanidad de todo, me hablarás Tú solo al corazón y mi alma se regocijará en Ti. —Dios y mi alma. 31 de enero de 1938

San Rafael Arnaiz Barón