Si el tiempo fuera solamente oro…, podrías perderlo quizá. Pero el tiempo es vida, y tú no sabes cuánta te queda.


Publicidad:

San Josemaría Escrivá