Bebamos hasta la última gota del cáliz del dolor en la pobre vida presente. – ¿Qué importa padecer diez años, veinte, cincuenta…, si luego es cielo para siempre, para siempre…, para siempre? -Y, sobre todo, -mejor que la razón apuntada, «propter retributionem»-, ¿qué importa padecer, si se padece por consolar, por dar gusto a Dios nuestro Señor, con espíritu de reparación, unido a Él en su Cruz, en una palabra: si se padece por Amor?… — Camino. Pag, 15

San Josemaría Escrivá