«Hágase tu voluntad» debe ser la máxima expresión, la piedra angular de la vida del cristiano. Ella debe ser la regla a lo largo del curso del día, desde la mañana a la noche, del transcurso de todo el año y de toda la vida – De lo infinito a lo eterno.

Santa Edith Stein