Citas de "Santa Hildegarda de Bingen"

Nació en 1089 en Bermersheim. A la edad de ocho años fue aceptada como oblata en la abadía benedictina de Disibodenberg, donde en 1115 emitió la profesión religiosa. Gacia 1136, Hildegarda fue llamada en calidad de magistra. Se empleó a fondo por una adecuada renovación de la vida religiosa. Fundamento de su espiritualidad fue la regla benedictina.

¡Oh, laudable María! porque Dios mucho te amó

¡Oh flor! Tú no germinaste del rocío, ni de las gotas de lluvia, ni el aire por sobre ti tendió…