Citas de "San Agustín"

Agustín de Hipona, conocido también como san Agustín (Tagaste, 13 de noviembre de 354-Hippo Regius, 28 de agosto de 430), es un santo, padre, doctor de la Iglesia católica y uno de los más grandes genios de la humanidad.

San Agustín

¡Oh locura, que no sabe amar humanamente a los hombres!

¡Oh locura, que no sabe amar humanamente a los hombres! ¡Oh necio del hombre que sufre inmoderadamente por las cosas…

San Agustín

Tú eres mi Dios, por ti suspiro día y noche

¡Oh eterna verdad, y verdadera caridad, y amada eternidad! Tú eres mi Dios; por ti suspiro día y noche, y…

San Agustín

Heriste mi corazón con tu palabra y te amé

Conózcate a ti, conocedor mío, conózcate a ti como soy conocido. Virtud de mi alma, entra en ella y ajústala…

San Agustín

Yo te invoco, Dios mío, que me criaste y no olvidaste al que se olvidó de ti

Yo te invoco, Dios mío, misericordia mía, que me criaste y no olvidaste al que se olvidó de ti; yo…

San Agustín

Dime Señor, qué es primero, si invocarte o alabarte

Dame, Señor, a conocer y entender qué es primero, si invocarte o alabarte, o si es antes conocerte que invocarte….

San Agustín

¿Hasta cuándo seréis duros de corazón?

Hijos de los hombres, ¿hasta cuándo seréis duros de corazón? ¿Es posible que, después de haber bajado la Vida a…

San Agustín

¿Qué es lo que amo cuando yo te amo?

Y ¿qué es lo que amo cuando yo te amo? No belleza de cuerpo ni hermosura de tiempo, no blancura…

San Agustín

He aquí mi corazón, del cual tuviste misericordia

He aquí, Señor, mi corazón; he aquí mi corazón, del cual tuviste misericordia cuando estaba en lo profundo del abismo….

San Agustín

¿Quién me concederá descansar en ti?

¿Quién me concederá que, vengas a mi corazón y le embriagues, para que olvide mis maldades y me abrace contigo,…

San Agustín

¡Tarde te amé, hermosura tan antigua y tan nueva, tarde te amé!

Y he aquí que tú estabas dentro de mí y yo fuera, y por fuera te buscaba; y deforme como…

San Agustín

Antes de ti, todo me causaba horror y tristeza

¡Oh locura, que no sabe amar humanamente a los hombres! ¡Oh necio del hombre que sufre inmoderadamente por las cosas…

San Agustín

Nada sería yo, Dios mío, si tú no estuvieses en mí

Nada sería yo, Dios mío, nada sería yo en absoluto si tú no estuvieses en mí; pero, ¿No sería mejor…