”banner_academia”

«Patris corde» (Con corazón de padre), es el título de la carta apostólica que el papa Francisco publicó el 8 de diciembre de 2020 en honor a san José.

Este documento sale a la luz a los 150 años de la proclamación del patriarca como patrón de la Iglesia universal en 1870 a cargo del beato Pío IX.

Simultáneamente, la Sagrada Penitenciaría vaticana publicó un decreto para la concesión de indulgencias para este nuevo año que comienza, proclamado «Año de San José» por el obispo de Roma.


”banner_academia”

«Patris corde» tiene más que ver con la religión y menos con la sociología o la ecología, de las que también pueden hablar el papa y los obispos si les parece conveniente orientar. Nos vemos inmersos en la intimidad de la Sagrada familia, como se puede ver en esta meditación.

La invitación de hoy va dirigida a ver este video que explica con un detalle más profundo la carta apostólica «Patris corde». Más adelante te contaré qué significa tener un corazón de padre.

Incrementemos nuestra devoción a san José

El texto consta de una breve introducción, siete epígrafes y una conclusión. El objetivo inmediato es incrementar la devoción a san José, como vía para lograr dos fines referidos al santo: fomentar el recurso a su intercesión por nosotros ante Dios e imitar sus virtudes.

La introducción hace una referencia detallada, por parte del papa, a la Sagrada Escritura, para inmediatamente después, recordar el Magisterio al efecto, singularmente el de Pío IX, Pío XII y Juan Pablo II.

Todos los epígrafes destacan la paternidad de san José. Si la Virgen Santísima es reina 12 veces según las letanías lauretanas, san José es siete veces padre según la «Patris corde».

San José en los Evangelios

Sobre san José solo nos hablan dos Evangelistas: Mateo y Lucas. De ellos podemos saber pocas cosas del santo Patriarca, en concreto:

Mateo:

  • Desposado con María (1,18).
  • Un «hombre justo» (1,19).
  • Tuvo cuatro sueños (1,20; 2,13.19.22).
  • Testigo de la adoración de Magos (2,1-12).
  • Fue a Egipto como extranjero y regresó para establecerse en Nazaret (2,13-18).
  • Fue un humilde carpintero (13,55)

 Lucas:

  • Estaba desposado con María (1,27).
  • Dispuesto a hacer la voluntad de Dios manifestada en su ley (2, 22.27.39).
  • Vio nacer al Mesías en un pesebre (2, 7).
  • Presenció la adoración de los pastores (2,8-20).
  • Con María lo buscaron angustiados y lo encontraron en el templo (2, 41-50).

Entonces… ¿Qué significa tener corazón de padre?

— Epígrafe #1: San José como un padre amado por el pueblo cristiano

Desde santa Teresa al mismo papa. Nos cuenta que él mismo recita todos los días, después de Laudes, una oración a san José que tomó de un libro de devociones francés del siglo XIX, de la Congregación de las Religiosas de Jesús y María. 

Epígrafe #2: La ternura del padre legal de Nuestro Señor

Muchas veces pensamos que Dios se basa solo en la parte buena y vencedora de nosotros, cuando en realidad la mayoría de sus designios se realizan a través y a pesar de nuestra debilidad. Se relaciona con el sacramento de la penitencia, con la misericordia y con nuestra propia debilidad como criaturas. 

— Epígrafe #3: Su carácter de padre obediente

Esa obediencia se manifestó gracias a los cuatro sueños a través de los que Dios le transmitió sus órdenes, y que fueron cumplidas con rapidez. José, en su papel de cabeza de familia, enseñó a Jesús a ser sumiso a sus padres, según el mandamiento de Dios.

— Epígrafe #4: Padre en la acogida

Es la cuarta de las características de la paternidad. Se refiere a la resignación cristiana, que nos lleva con san José a «acoger» las dificultades que se nos presentan no mediante la «decepción», sino a través de la «reconciliación» con nuestra propia historia. La acogida se opone a las «exclusiones», y requeriría un corazón libre de prejuicios.

— Epígrafe #5: La valentía creativa

Consiste en transformar un problema en una oportunidad, anteponiendo siempre la confianza en la Providencia. Para ello, Dios nos ha concedido las facultades de «planear, inventar, encontrar», con las virtudes de audacia y obstinación. 

Epígrafe #6: Padre trabajador

Pues era un carpintero que trabajaba honestamente para asegurar el sustento de su familia. De él, Jesús aprendió el valor, la dignidad y la alegría de lo que significa comer el pan que es fruto del propio trabajo.

Además, ante la pérdida del empleo de tanta gente por la pandemia, el papa nos invita a implorar a san José obrero para que encontremos caminos que nos lleven a decir: ¡Ningún joven, ninguna persona, ninguna familia sin trabajo!

Epígrafe #7: Padre en la sombra

Se cierra el elenco paterno del santo de Nazaret con su carácter de padre en la sombra. Ser padre significa introducir al niño en la experiencia de la vida, en la realidad. No para retenerlo, no para encarcelarlo, no para poseerlo, sino para hacerlo capaz de elegir, de ser libre, de salir.

Invita a los padres a ponerse en la situación de José, que siempre supo que el Niño no era suyo, sino que simplemente había sido confiado a su cuidado.

José quiere cumplir la voluntad de Dios

A pesar de que las circunstancias lo confundan o le inquieten. Pidámosle nos guíe en el camino a Belén también a través de nuestras fragilidades y debilidades. Como nos explica esta meditación, que «sueñe» con nuestros problemas y nos de paz.

Como conclusión interesa destacar que, antes de una breve oración, el papa implora al santo nuestra conversión. En la oración saluda a san José con la interjección «salve», igualándolo en cierta manera a Nuestra Señora.

¿Y por qué? Porque después de María, Madre de Dios, ningún santo ocupa tanto espacio en el Magisterio pontificio como José, su esposo. ¿Te faltan razones para leer esta carta y meditarla?

Anímate a compartirla con tus amigos, tu familia o tu parroquia. ¡San José, ruega por nosotros!

«Patris corde»: Qué es y cuáles son sus 7 puntos