Hace poco tuve la oportunidad de escuchar la canción Evergreen de la artista canadiense de música cristiana Amanda Cook de su álbum House on a Hill de 2019, y me llevó a pensar en mi propia relación con Dios. Tal vez también te pueda ayudar a ti a pensar en la manera en la que te relacionas con Él.

Solo con el título de la canción «Evergreen» nos encontramos con la primera metáfora: la palabra evergreen significa algo que siempre está verde. Aunque no tenemos esta palabra en el castellano, sí nos podemos hacer una imagen de lo que esto significa.

El amor de Dios siempre da fruto. El amor de Dios es desbordante – esto lo podemos relacionar con la imagen del agua y del rocío que riega las plantas y las mantiene verdes – y llega a todas las personas. Sí, leíste bien: ¡a todas!

Dios no es como nosotros

La canción repite con diversas metáforas la diferencia entre el amor de Dios y el amor humano. Nos dice que no hay «ninguna llave que yo deba tener», «ningún truco que me deba aprender», «ninguna lista de deberes que deba cumplir». Porque el amor de Dios va mucho más allá de lo que nosotros podemos hacer. El amor de Dios es constante, es eterno, es perfecto y nos cobija a todos.

Es más, si nos centramos en lo que nosotros podemos hacer para que Dios nos ame, es absolutamente frustrante. Porque, reconozcámoslo, somos imperfectos y Él es perfecto. Nada de lo que nosotros hagamos será suficiente, pero aun así Él nos ama de una manera perfecta. De una manera absoluta, de una manera eterna. 

Nos ama de una manera incomprensible

Más adelante, la canción dice: «no hay ninguna guerra que debas pelear» ni «ninguna manera de la que debas ser». Esto me lleva a pensar en que Dios nos ama como somos. Dios nos ha creado y nos conoce. Él conoce la profundidad de tu corazón y te ha dado los talentos, dones y carismas que necesitas para hacer Su voluntad. ¿Te has puesto a pensar acerca de lo que Dios quiere para ti?

Él no quiere que seas como otras personas que, sí, pueden ser muy santas y muy buenas. Pero Él te ha creado a ti, en primera persona, y te ha dado a ti talentos que no tienen esas. Así que debes conocerte a ti mismo y confiar en que Él está siempre a tu lado.

No debes ser otra persona o querer las batallas de otros, lo que debes hacer es – en el silencio de la oración, con la compañía de una persona que te guie en tu vida espiritual y con la gracia que confieren los Sacramentos – encontrar lo que Dios te pide a ti. Su sueño para ti.

¿No nos pide nada?

Dios nos conoce, conoce nuestros pecados y nuestra debilidad, pero no nos llama por nuestro pecado, nos llama por nuestro nombre. Es verdad que somos imperfectos y Él lo sabe, pero aun así confía en nosotros. Nos llama a una misión y confía en nosotros lo suficiente como para enviarnos a proclamar la Buena Nueva a todas las naciones.

Dios no se queda con nuestro pecado, Él nos perdona siempre y nos envía a ser testigos de Su amor. Lo importante es que deseemos ser perdonados, que reconozcamos la necesidad que tenemos de Su perdón. 

La canción «Evergreen» termina con unas palabras preciosas. Dice: «No hay distancia que Tú no alcances, Tú no das para quitar, Tú no juegas de la manera en la que lo hacemos nosotros». Es verdad.

Dios nos sale siempre al encuentro, nos muestra Su rostro y nos habla de lo que necesitamos. Y cuando nos encuentra —y nosotros nos dejamos encontrar— no nos deja de la misma manera. Él renueva nuestra vida, nos da la vida en Él y en Él somos capaces de todo porque, recuerda, «si Él está contigo, ¿quién puede contra ti?» ¡nadie!

Letra de la canción «Evergreen» con su traducción

There’s no give and take away

(No hay dáselo ni quitarlo)

There’s no game I need to play

(No hay juego que deba jugar)

There’s not waiting for the spring, your love is evergreen

(No hay espera para la primavera, tu amor es perenne)

There’s no key I need to turn

(No hay llave que necesito girar)

There’s no trick I need to learn

(No hay ningún truco que necesito aprender)

There’s no mark I need to meet, your love is evergreen

(No hay marca que necesito conocer, tu amor es perenne)

Your love is evergreen

(Tu amor es perenne)

There’s no war I have to fight, there’s no need to be polite

(No hay guerra que tenga que pelear, no hay necesidad de ser cortés)

There’s no way I have to be, your love is evergreen

(No hay manera de que tenga que serlo, tu amor es perenne)

There’s no hill I need to climb, there’s no flag I need to fly

(No hay colina que necesito escalar, no hay bandera. Necesito volar)

There’s no song I have to sing, your love is evergreen

(No hay canción que tenga que cantar, tu amor es perenne)

Your love is evergreen

(Tu amor es perenne)

There’s no promise you won’t keep

(No hay ninguna promesa que no cumplirás)

There’s no distance you won’t reach

(No hay distancia que no alcances)

There’s no season in between, your love is evergreen

(No hay temporada en el medio, tu amor es perenne)

Cause you don’t give and take away

(Porque no das y te llevas)

And you don’t play the games we play

(Y no juegas a los juegos que jugamos)

You’re not waiting for the spring, your love is evergreen

(No estás esperando la primavera, tu amor es perenne)

Your love is evergreen

(Tu amor es perenne)

 

Artículo elaborado por María Claudia Arboleda

canción evergreen