”banner_academia”

Camilo y Evaluna esperan a su primer hijo y tú probablemente estés pensando ¿qué tiene que ver esto conmigo? o ¿qué tiene que ver esta noticia con Catholic Link?

Resulta que luego de escuchar la canción con la que anunciaron que serán padres: «Índigo», vinieron a mí muchos pensamientos, una nueva vida siempre trae esperanza, siempre nos sorprende.

Es increíble que la noticia de un nuevo integrante cause tantas reacciones. Cada vez que alguien comparte este anuncio el corazón salta de alegría, nos emocionamos incluso sin conocer personalmente a los padres.


”banner_academia”

Nos encanta ver estos famosos videos con la reacción de amigos y familiares. Nos alegra saber que el amor triunfa, se expande, se multiplica.

Los frutos palpables del amor

Yo también me emocioné cuando lo supe, estoy embarazada y conozco muy bien esta sensación indescriptible de felicidad. En el fondo piensas, «Dios mío, lo hemos logrado, ¡vamos a ser padres!».

Probablemente la mayoría de los matrimonios desea un hijo. Convertirse en padres, puede ser el anhelo más grande de una pareja, aunque no todas las veces sucede tan rápido o tan fácil.

Camilo y Evaluna son un matrimonio joven, su relación a lo largo de estos años nos ha llenado a todos de ilusión, de grandes expectativas. Nos han hecho susurrarnos a nosotros mismos «ojalá yo tuviera un amor así».

Y qué dicha si tú lo tienes, yo todos los días le doy gracias a Dios por mi historia de amor. Pero no nos desviemos del tema, aquí lo importante es resaltar que su alegría al compartirle al mundo esta noticia nos recuerda varias cosas:

5 puntos clave que nos recuerda el anuncio de Camilo y Evaluna

— Los hijos son el fruto palpable del amor de una pareja. Literalmente una parte de ti y una parte de mí se unen en un compás con Dios al que solo se le puede llamar milagro.

— El deseo ardiente de formar una familia sigue vigente aunque la sociedad de hoy quiera destruir esta idea a toda costa.

Todos soñamos en el fondo con un amor eterno, con uno que dure para siempre. Queremos ser correspondidos, soñados, valorados, amados.

Los hijos no son una carga ni tampoco un error. Tenemos claro que el amor de Camilo y Evaluna es particular, muchos aquí podrán decir «pero vamos a ver, no todos tienen su vida, sus beneficios, no son famosos ni con dinero».

Es cierto, pero el nuevo ser que se abre camino en las entrañas de una mujer, sea cual sea, ya es amado por Dios. Y debería ser siempre motivo de alegría, aunque las circunstancias no sean las mejores.

Los matrimonios jóvenes sí queremos hijos. Nos han tratado de meter en la cabeza que esta generación no quiere nada, ni compromiso, ni matrimonio, ni responsabilidad, ni estabilidad y por supuesto ni de chiste, hijos.

En todas partes nos venden como los que le hacen el quite a los bebés y le abren la puerta solo a gatos y perros. Pero no es así, hay otra parte de esta generación que defiende la vida.

Que desea formar un hogar, que sueña y ora cada noche por un hijo y que se alegra enormemente de convertirse en una familia embajadora del amor.

Yo hago parte de esta generación, de los que no solo sueñan, sino trabajan por lograrlo. Que la canción de Camilo y Evaluna nos recuerde lo lindo que es el amor, la entrega total y la bendición tan enorme que hay en convertirnos en padres.

Déjanos saber en los comentarios cuál es tu frase favorita de la canción y descarga o comparte este eBook gratuito si estás en embarazo o conoces a alguna mujer que lo esté: «9 meses de la mano de María».

¡Abrazooo!

Camilo y Evaluna nos recuerdan la dicha de ser padres