¿Has llegado a preguntarte el por qué del trabajo?, ¿para qué trabajamos?, si miramos con atención, toda la creación tiene una tarea diaria que ejecutar, y se hace con la mayor naturalidad del caso, pero, ¿y el trabajo humano? ¿Será que puede decirse que es tan natural?

Los pájaros vuelan y ayudan en la proliferación, los insectos renuevan la composición de suelos y los humanos… trabajan. ¿Cuál es el sentido y propósito de trabajar? ¿No sería mejor simplemente humanear por ahí? ¿Acaso existen razones para hacerlo?

No podemos negarnos que todos alguna vez hemos pensado en eso, ¿por qué no podemos simplemente pasarnos el día tranquilos sin ninguna responsabilidad? Como te digo, simplemente humanear por ahí.  Quisiera compartir contigo una pequeña lista de razones por las cuales el trabajo, es importante para el hombre.

1. El trabajo dignifica

calidad de vida y trabajo

«El trabajo dignifica al hombre», todos hemos escuchado alguna vez. La principal razón es porque nos diferencia de los demás seres vivos. Precisamente, es el desempeño de las actividades laborales lo que se convierte en patrimonio para la sociedad.

Por medio de estas acciones podemos modificar nuestra rutina y conducta, realizando actividades constantes.

El trabajo nos hace sentir parte activa y valiosa de la sociedad humana. El trabajo tiene que ver también con nuestra calidad de vida. Las personas que, o bien se encuentran en situación de desempleo, o bien han perdido las ayudas estatales o subsidios, muestran una elevada incidencia de sensaciones de inseguridad, aislamiento, frustración y negatividad. También implica una reducción de las relaciones sociales y en algunos casos depresión y ansiedad.

2. Fortalece nuestra autoestima

calidad de vida y trabajo

Hay que decirlo claramente: la importancia del trabajo no es simplemente obtener dinero. La persona que cuenta con un empleo justo y estable comienza a sentirse, por así decirlo, «útil». Siente que tiene una misión en este mundo que le permite encontrar, por medio de sus actividades diarias, la felicidad.

Esto es un aliciente importante en el fortalecimiento de la sana autoestima, pues es en el trabajo donde alcanzamos los mayores picos de realización personal. Comprobamos que, gracias a nuestros esfuerzos, aprendizajes y experiencia, podemos realizar una labor útil.

Por medio de estas actividades recibimos una remuneración que nos permite mejorar nuestra calidad de vida y la de nuestros seres queridos, ayudar a otros y cumplir sueños y anhelos. Todo ello hace que nos sintamos socialmente reconocidos y valorados.

3. ¡Nos motiva!

calidad de vida y trabajo, «Ahora en serio: ¿vale la pena trabajar?» ¡Te respondo en 4 puntos!

El trabajo no es solo el entorno donde pasamos parte de cada día, sino que se convierte en un relevante motor de motivación; de esa motivación que todos necesitamos para ser felices.

Sin motivación no hay acción y sin acción nos sentimos cada vez más inertes.

Sentir ciertas responsabilidades y misiones diarias nos permite comprender nuestro papel en la sociedad. Podemos sabernos importantes en medio de ella y comprender que entre todos formamos lazos fundamentales en el tejido social, que permiten cierto equilibrio en la vida del hombre.

4. Nos conduce a la superación personal

calidad de vida y trabajo, «Ahora en serio: ¿vale la pena trabajar?» ¡Te respondo en 4 puntos!

Para conseguir empleo y para crecer en él, es necesario formarse constantemente… esto permite que el hombre esté en un proceso de superación propia.

Fortalece sus mecanismos de aprendizaje y experimentación. Por eso, el empleo sirve de motivación para el proceso de crecimiento personal.

Por esto, mantenerse activo física y mentalmente por medio de las labores hará que el hombre mantenga fortalecida su salud no solo física, sino mental. Así, el trabajo también mejorará su calidad de vida.

Le ayudará a crecer constantemente y entablar mejores relaciones humanas.