el amor verdadero

Este reconocido actor que ha interpretado diferentes y grandiosos personajes ha ganado su primer Oscar con su trabajo en Oppenheimer. Realmente ha sido un trabajo maravilloso y te recomiendo ver la película. De lo que te quiero hablar ahora es del discurso que ha dado el actor al recibir su estatuilla, que nos empuja a reflexionar en qué es el amor y cómo saber si es verdadero o no.

Es posible que no conozcas la historia del actor, pero ha tenido una vida complicada, adicciones, relaciones rotas y mucha tristeza de la mano de éxito en la perspectiva del mundo, dinero, fama, etc.

Quiero agradecer a mi veterinaria… perdón, mi esposa

Esta frase dice muchísimo. Después de decir esto continua con: «ella me encontró como un animal rabioso y su amor me salvó la vida». Y es así, el amor salva la vida, el amor libera y da una razón para vivir.

La vida de este actor es una historia de amor y de redención. No sé si ha conocido a Cristo, pero sí ha conocido el amor. Recuerda que el amor, el amor verdadero, sana y libera y siempre nos acerca a Dios. 

Hoy quiero que nos demos el tiempo para pensar en nuestra propia historia de amor, en la que ha ido escribiendo y sigue escribiendo el Señor con cada uno de nosotros.

Vale la pena que recordemos cada una de las veces que Dios nos ha tomado la mano, que nos ha enviado a personas que nos ayuden en el camino y que nos ayuden a reconducir nuestra vida hacia Él. 

Nadie está completamente perdido

Al escuchar el discurso de Robert Downey Jr. no podía más que pensar en mi propia historia, en las muchas veces que algunas personas me dieron por perdida, las veces que hasta yo misma pensé que mi vida no tenía valor o que no iba a encontrar la fuerza para seguir adelante.

Quizá tú tengas la misma idea o la has tenido en algún momento. O, de pronto, conoces a una persona que piense de esta manera, recuerda nadie está perdido para Dios. Él quiere escribir una historia de amor y de redención con cada uno de nosotros. Nos ha invitado a todos a la mejor fiesta: al Cielo. Allí nos está esperando con los brazos abiertos. 

Nadie está perdido, todos estamos en las manos de Dios. Aunque parezca que estamos caminando por la oscuridad, Él siempre está a nuestro lado, escuchándonos, llevándonos y guiándonos. Tal vez tendremos que ser como la esposa del actor y encontremos a muchos «animales rabiosos», pero recuerda que todos los que nos hieren han sido heridos antes.

Los que más atacan son aquellos que más han sufrido. Pidamos a Dios que nos dé un corazón capaz de amar a los que menos aman. A los que más no hieren, a los que están más lejos. Recuerda: solo el amor es más fuerte que el odio. 

El amor verdadero es más fuerte 

Parece una frase de cajón, pero no lo es. Aquel que decide amar en la adversidad, el que se entrega por completo es el que es más valiente. Jesús, con los brazos abiertos en la Cruz, mostró el amor más grande. El amor que abrió las puertas del Cielo y nos ha invitado a todos a ese abrazo eterno. Él nos ha llamado a ser imagen suya, a amar hasta el extremo.

El amor revelado por Jesús es el amor que cambiará el mundo. Solo el amor gratuito, desinteresado, que se hace vulnerable ante el otro, es capaz de transformar las vidas de los que parecen perdidos, de aquellos que la sociedad ha desechado y que muchos no son capaces ni de mirar. 

Pidamos a Dios que nos cambie el corazón. Que nos haga capaces de llevar su palabra y amor a todos los que están lejos y llenos de rabia.