”banner_academia”

Esta época de Cuaresma nos reta a ser creativos a la hora de vivir nuestra espiritualidad. En algunos momentos (tengo que confesarlo), nos lleva a pensar un poco de manera negativa, algo así como con poca esperanza, ¿te pasa a ti también? 

Pero encontrarse con este tipo de historias como la que quiero compartirte hoy, nos llena de ánimo para seguir, nos alegra el corazón. 

El video es un testimonio genial, fue publicado por nuestros hermanos del Opus Dei y se titula: «Amor sobre ruedas», te invito a verlo hasta el final. 


”banner_academia”

Fe y amor verdadero

Nos encontramos con la historia completa de Begoña y Javier, una pareja fuerte que ha sido capaz de superar las dificultades de la vida, partiendo de algo muy especial: el amor y la fe. 

Cuando al comienzo de la historia, Javier nos dice: «… a los nueve meses quedé tetrapléjico», inmediatamente sentí como un «no sé qué» en el pecho. Algo así como, uy pero ¿cómo es posible que una persona empezando su historia de pareja pase por esto?

De una manera sencilla y sincera, ambos comienzan a narrar sus temores, dudas, impresiones de aquel momento y las mutuas reacciones. Solamente queda dejarse sorprender por lo que logra hacer la fe y el amor verdadero. 

En la familia de Begoña y Javier todo va sobre ruedas (literalmente) desde hace unos 20 años. Pero esto no significa que sean infelices o que no puedan ayudar a los demás.

De ninguna manera, sirviéndose del amor mutuo, se hacen anunciadores del verdadero amor. ¡Qué hermoso!

«No era practicante pero ahora la fe nos ha salvado…»

No podemos decir que la enfermedad o el sufrimiento hayan sido enviados por Dios. Pero lo que sí podemos decir es que Dios se sirve de todas estas experiencias para mostrarnos aún más su presencia amorosa.

De manera que es en medio de estas situaciones en las que se da la verdadera profesión de fe y por ende, se descubre la presencia de Dios en la vida. 

Y es que los momentos complejos de la existencia, vistos a la luz de la fe, se hacen como medios pedagógicos para aclarar la fe y responder de la mejor manera a los retos del día a día. Siendo así una manera de acercarse a Dios más sinceramente. 

El amor que da frutos

Aun en medio de las situaciones particulares esta familia ha podido hacer frente a lo que se impone como imposible, y que gracias a la vivencia del amor se convierte en oportunidad.

Su amor da fruto y es bastante conmovedor ver cómo aun en medio de los retos del día a día, son una familia abierta a la vida. Lo que nos llevaría a preguntarnos a nosotros mismos sobre el valor que damos a nuestras vidas y a la de los demás… 

En repetidas ocasiones tendemos a derrumbarnos por cosas que creemos nos superan, llegando a límites inimaginables en los que se comienza a relativizar el valor de la vida en todas sus dimensiones.

Este testimonio, por ejemplo, es ciertamente un sacudón que nos debería llevar a reconocer que ante todo, se impone el amor verdadero y la fe en un Dios que no abandona. 

Amor que se pone al servicio

La Cuaresma año tras año nos invita a realizar ejercicios de piedad, ayuno, oración, caridad. Ejercicios que son inmensamente valiosos pero que si se ven desprovistos de un trasfondo de fe, espiritualidad sana, amor, donación y generosidad… se reducen a simples actos de piedad. 

Este tiempo es también la oportunidad de retarnos a nosotros mismos. De descubrir que somos seres limitados, frágiles y necesitamos del amor de Dios. 

Estos 40 días no se nos pueden esfumar de las manos, como un tiempo cualquiera que va pasando en el calendario. Debe ser la oportunidad suprema para descubrir esa cruz que tantas veces hemos ignorado en nuestras vidas.

O que simplemente tratamos de no tener presente, por miedo, por falta de fe, por… tantas razones. Si quieres vivir este tiempo más unido a Dios te recomiendo el ebook gratuito «40 días con Jesús», ¡es excelente!

Armémonos de de valor para tomar esa cruz

Hagamos el esfuerzo por reconocer que es nuestra y que también desborda nuestras vidas de la oportunidad de donarnos y de recuperar lo esencial, el amor que nos trae la presencia de Dios en la vida. 

Solo desde la vivencia real del amor de Dios, vivencia que implica necesariamente la fe, se puede tomar la cruz con seriedad y sacar de ella oportunidades de salvación personal y familiar.

Ánimo, esta Cuaresma apenas comienza, aún hay tiempo, no lo desperdiciemos. Y recuerda, es un camino que todos estamos luchando por hacer, ¡no estás solo!, nos vemos en la oración 🥰

La fe y el amor: ¿qué papel juegan para superar el dolor?