Algunas historias bíblicas (sobre todo las del Antiguo Testamento) son historias poco usuales, llenas de acontecimientos difíciles y grandes dramas. Al principio me costaba entender por qué Dios permitía que estos personajes sufrieran tales desventuras o tuvieran que pasar por situaciones tan poco convencionales. Pero, entendiendo la pedagogía de Dios, fui comprendiendo que estas historias contienen grandes enseñanzas para nuestra vida y que son buenos textos para llevar a nuestra oración.

Les dejo 5 historias que a mi particularmente me gustan mucho, puede que las conozcan, puede que no, la idea es que les ayuden a comprender en qué consiste la santidad.


El artículo continua después de la publicidad:

1. Jonás y el gran pez

Jonás (“paloma”) fue hijo de Amitai. Parece un profeta diferente, pues su propósito primordial no parece haber sido predicarle algo a Israel… El Señor le ordenó ir a Nínive a prevenir al pueblo de que su ciudad sería destruida (Jonás 1,1-2). Jonás en vez de obedecer a Dios, se embarcó para Tarsis. Surgió una gran tormenta y Jonás pidió a los hombres que lo tiraran por la borda, pues él era la causa de la tormenta. Los hombres, muy obedientes, arrojaron a Jonás al agua. Dios hizo que un gran pez se lo tragara. Luego de estar allí por tres días, Jonás se arrepintió y el pez lo vomitó en tierra (Jonás 2,10). Aprendida su lección, Jonás fue a Nínive y previno a los ninivitas que serían destruidos. Fue lanzado de nuevo al mar, sí ¡de nuevo! Pero esta vez como un hombre que iba hacia su destino, y por esto los ninivitas se arrepintieron.

Jonás es como nosotros, es como el hijo de la parábola que dice que no va, pero luego va. Todos podemos encontrar en Jonás esa fuerza para ser obedientes a Dios aunque en un primer momento nos corramos y nos cueste; aunque dudemos y pongamos en tela de juicio sus planes. La historia de Jonás es la historia de un hombre que decidió dejar de correr y comenzar a obedecer.


El artículo continua después de la publicidad:

«Me habías arrojado en lo más hondo, en el corazón del mar, una corriente me cercaba: todas tus olas y tus crestas pasaban sobre mí. Yo dije: ¡Arrojado estoy de delante de tus ojos! ¿Cómo volveré a contemplar tu santo Templo? .Me envolvían las aguas hasta el alma, me cercaba el abismo, un alga se enredaba a mi cabeza. A las raíces de los montes descendí, a un país que echó sus cerrojos tras de mí para siempre, mas de la fosa tú sacaste mi vida, Yahveh, Dios mío .Cuando mi alma en mí desfallecía me acordé de Yahveh, y mi oración llegó hasta ti, hasta tu santo Templo» (Jonás 2, 4-8).

2. José y sus hermanos

Amo esta historia, es mi favorita del Antiguo Testamento.

José fue hijo de Jacob y Raquel. Jacob amaba a José más que a sus hermanos, por ser el hijo de su ancianidad. Sus hermanos, cegados por la envidia, planearon maldades en su contra y lo vendieron como esclavo a Egipto (Génesis 37,28). Al pobre le paso de todo. Al principio tuvo miedo y se sintió abandonado por su Señor, pero luego de un tiempo de purificación y abandono, el Señor le mostró su presencia y llegó a ser intérprete de los sueños de Faraón. Es así que José predijo un tiempo de hambre que asolaría toda la región. Fue nombrado gobernador de Egipto y en los años de abundancia almacenó los excedentes de alimento. Llegaban personas de todo lado a comprar provisiones para la escasez, entre ellos vinieron sus hermanos desde Canaán. El encuentro de José con ellos fue muy doloroso pero muy reconciliador. José los perdonó y su padre Jacob se reunió con ellos en sus últimos años (Génesis 45-46).

La historia de José es increíble. Es una historia llena de la acción de Dios. Es la historia de nuestra vida, una vida en la que creemos tenerlo todo controlado, pero en la que, el amor de Dios quebranta nuestro orgullo y nos muestra un camino diferente. Cuando pasa esto, sentimos que Dios nos abandona, que nos arrebata nuestros sueños, pero, al final, descubrimos que Su plan es mejor que el nuestro y que por sus caminos (sin ahorrarnos sufrimientos) se va mejor.

«(Y se echó a llorar a gritos, y lo oyeron los egipcios, y lo oyó hasta la casa de Faraón.) José dijo a sus hermanos: «Yo soy José. ¿Vive aún mi padre?» Sus hermanos no podían contestarle, porque se habían quedado atónitos ante él. José dijo a sus hermanos: «Vamos, acercaos a mí.» Se acercaron, y él continuó: «Yo soy vuestro hermano José, a quien vendisteis a los egipcios. Ahora bien, no os pese mal, ni os dé enojo el haberme vendido acá, pues para salvar vidas me envió Dios delante de vosotros. Porque con éste van dos años de hambre por la tierra, y aún quedan cinco años en que no habrá arada ni siega. Dios me ha enviado delante de vosotros para que podáis sobrevivir en la tierra y para salvaros la vida mediante una feliz liberación» (Génesis 45, 2 -7).

3. Rut la mujer moabita

Rut, cuyo nombre significa “compañera”, fue una mujer moabita. Después que Noemí y Elimelec, junto con sus hijos Quelión y Mahlón (por causa del hambre) tuvieron que abandonar su hogar de Belén, Rut se casó con Mahlón. Murieron los varones y quedaron viudas Noemí, Rut y Orfa. Noemí decidió regresar a Belén, y Rut, por el cariño que le tenía, se fue con ella. No tenía porque hacerlo pues no era su obligación. Dejó su tierra y su religión y abrazó la tierra y la fe de Nohemí. Cuando llegaron a Belén comenzaba la cosecha de la cebada. Rut espigó los campos para ganarse el sustento y mantener a su suegra (cosa inusual en una mujer de la época). En ese trabajo conoció a Booz, pariente de Noemí, quien la trató bondadosamente y luego se enamoró de ella. Booz compró la herencia de Mahlón y así, de acuerdo con la ley hebraica (Deuteronomio 25, 5-10) adquirió el derecho de casarse con Rut. Su hijo primogénito fue Obed, quien fue padre de Isaí y abuelo de David.

La historia de Rut es sin duda una de las historias más bellas sobre una mujer en el Antiguo Testamento. Rut es modelo de mujer fiel, noble y llena de coraje. El amor desinteresado de Rut es un amor muy femenino, un amor que actúa de inmediato ante la necesidad física o espiritual de otro, incluso cuando resulta inconveniente. La fidelidad y fortaleza de Rut son comparadas con las de María, pues de su descendencia proviene Jesús.

«No insistas en que te abandone y me separe de ti, porque donde tú vayas, yo iré, donde habites, habitaré. Tu pueblo será mi pueblo y tu Dios será mi Dios» (Rut 1, 16).

4. La madre macabea

El relato bíblico no es tan solo la memoria del valor de los jóvenes macabeos. Es también una preciosa consideración sobre la madre de aquellos valientes. Esta madre vio morir en un mismo día, uno a uno, a sus siete hijos. En esta historia vemos su grandísima fortaleza de ánimo y la fuerza de su esperanza. Por otro lado, en sus labios se colocan algunas expresiones cargadas de sentido teológico. La madre proclama a Dios como Señor de la vida humana. Vincula la fe en el Dios creador con la fe en la Resurrección, y nos ofrece la seguridad que el Dios de la vida retribuirá con creces a los que han entregado su vida por fidelidad a su voluntad.

«Admirable de todo punto y digna de glorioso recuerdo fue aquella madre que, al ver morir a sus siete hijos en el espacio de un solo día, sufría con valor porque tenía la esperanza puesta en el Señor. Animaba a cada uno de ellos en su lenguaje patrio y, llena de generosos sentimientos y estimulando con ardor varonil sus reflexiones de mujer, les decía: “Yo no sé cómo aparecisteis en mis entrañas, ni fui yo quien os regaló el espíritu y la vida, ni tampoco organicé yo los elementos de cada uno. Pues así el Creador del mundo, el que modeló al hombre en su nacimiento y proyectó el origen de todas las cosas, os devolverá el espíritu y la vida con misericordia, porque ahora no miráis por vosotros mismos a causa de sus leyes» (2 Macabeos 7, 20-23).

La historia de los siete hermanos macabeos y su madre es en un hermoso relato sobre la fidelidad a la ley del Señor en momentos de persecución y de prueba.

5. El fariseo Nicodemo

Nicodemo fue miembro del Sanedrín y varón destacado entre los judíos. Fariseo, de esos que se negaban a creer en Jesús… Aún así solicitó una entrevista con Él y se sintió confuso cuando éste le dijo que debía nacer de nuevo, pues tomó el nuevo nacimiento al pie de la letra y no en sentido espiritual. Jesús, pacientemente, le explicó su significado (Juan 3, 5-8). Aunque de su encuentro con Jesús el Evangelio no nos dice nada más, Nicodemo alzó la voz en la fiesta de los tabernáculos para defender a Jesús, cuando el Sanedrín lo acusaba (Juan 7, 50-52). Cuando Jesús murió, Nicodemo le da “mirra y áloe” para que fuera sepultado (Juan 19,-39). Quizá por ello lo hayan tildado de seguidor de Cristo, de ser así, llegó finalmente a ser cristiano “nacido de nuevo”.

«Después de esto, José de Arimatea, que era discípulo de Jesús, aunque en secreto por miedo a los judíos, pidió a Pilato autorización para retirar el cuerpo de Jesús. Pilato se lo concedió. Fueron, pues, y retiraron su cuerpo. Fue también Nicodemo -aquel que anteriormente había ido a verle de noche- con una mezcla de mirra y áloe de unas cien libras. Tomaron el cuerpo de Jesús y lo envolvieron en vendas con los aromas, conforme a la costumbre judía de sepultar» (Jn 19, 38-40).

Me encanta esta historia porque Nicodemo busca sinceramente la verdad, esta cansado de las interpretaciones sin vida, muy eruditas quizás, pero muertas, pues sabe que ese modo de pensar le frena para poder comprender. Nicodemo busca a Jesús y se aventura a abandonar los esquemas de pensamiento a los que está acostumbrado. Se abre a su Palabra y deja que Jesús entre y habite en él. Se da cuenta que necesita convertirse con humildad.

¿Te gustaron estas historias? ¿Cuáles otras conoces?