Hoy la Iglesia celebra a una gran santa: Santa Teresa de Jesús. Ella es sin duda, una de las mujeres más grandes y admirables de la historia. Es una de las tres doctoras de la Iglesia.

Teresa nació en la ciudad castellana de Ávila y desde pequeña anhelaba el martirio. Durante un buen tiempo estuvo muy preocupada por las vanidades mundanas que la alejaron de los deseos de su infancia de darle todo a Jesús. Después de una enfermedad Teresa comienza a cuestionarse sobre el valor de su vida y escuchando el llamado de Dios ingresa a ser religiosa de la Orden Carmelita. Incluso en el convento vivió mucho tiempo en la mediocridad, pero luego de una profunda oración y lucha interior se convirtió en una religiosa fuerte con la Gracia de Dios y se dedicó a la reforma del Carmelo fundando varios monasterios y la rama de la orden de los Carmelitas descalzos. Teresa fue también una gran escritora. En sus libros relata sus visiones y experiencias místicas.


El artículo continua después de la publicidad:

Acá les dejamos un pequeño extracto de una de sus poesías líricas:

Vivo sin vivir en mí y tan alta vida espero, que muero porque no muero. Vivo ya fuera de mí, después que muero de amor, porque vivo en el Señor que me quiso para Sí. Cuando el corazón le di, puso en él este letrero: Que muero porque no muero.

En esta galería queremos compartirles 5 enseñanzas de esta querida maestra de la vida cristiana para nuestros días. ¿Cuál de ellas es la más útil en tu vida?

Vota en los botones de la izquierda de las fotos.


Imágenes: Silvana Ramos   Texto: Lorena Tabares