El artículo continua después de la publicidad:

Captura de video
Captura de video

[dropcap]C[/dropcap]uántas veces creí necesitar algo, puse mis fuerzas y mis pocos recursos para poder comprarlo, incluso endeudándome para luego darme cuenta que en realidad solo lo “quería”, pero no lo necesitaba.

El Señor sabe lo que necesito, está trabajando por mi bienestar y juega en mi equipo, está preocupado por mi necesidad y ha colmado su palabra con promesas que, si las abrazo con fe, se hacen realidad.

El Salmo 23 dice: “El Señor es mi pastor, nada me habrá de faltar”

Si haces de Dios, tu pastor, tienes la garantía de que nada te faltará. Probablemente te sobrará muy poco o casi nada, pero nada te faltará. Y a la inversa, si vez que te faltan algunas cosas, si algunas de tus necesidades no están del todo cubiertas, sería bueno preguntarse: “¿Será que el Señor es realmente mi pastor?”

Te invito a que nos puedas compartir si alguna vez te has comprado algo que creías que necesitabas habiendo puesto mucho esfuerzo en ello y luego te diste cuenta de que no era del todo necesario.

De seguro tu testimonio me servirá a mi y a muchos otros.


El artículo continua después de la publicidad: