Ésta es una pregunta que todos nos hemos hecho alguna vez. A menudo nos encontramos en ese tipo de situaciones en la que no soportamos a la persona que tenemos en frente. Nos desagrada  cómo se comporta, lo que dice, lo que piensa; nos llama al teléfono y no queremos contestarle o lo hacemos de mala gana… ¡por tantos motivos!

Entonces, ¿qué hacer? ¡es difícil vivir el Evangelio con estas personas! Nos cuesta anteponer la caridad a nuestros propios gustos y pareceres personales. Hoy el Padre Seba nos da tres buenos consejos que nos pueden ayudar mucho para tener paciencia y amar más y mejor a nuestros hermanos.


El artículo continua después de la publicidad:

Recuerda que el Padre Seba responderá todas las preguntas que le hagamos. La idea es esta: nosotros le mandaremos todas nuestras dudas (sobre cualquier tema de fe) a su cuenta de twitter o de Facebook, y él las responderá con mucho gusto en sus vlogs semanales.