CapturaCatholic-Link.com  – Es una idea frecuente en el inconsciente colectivo el hecho de que las personas que dan buenos regalos son buenas personas, lo que da como conclusión que para ser bueno, hay que dar buenos regalos. Los que dan buenos regalos son celebrados y tomados con atención tanto como el protagonista de la fiesta. Por eso nos esforzamos por regalar cosas que sean del agrado de quien las va a recibir e  incluso gastamos considerables cantidades de dinero tratando de agradar a festejado.

Esta ecuación tiene un error, pues considera que los mejores regalos son los regalos costosos. Eso deja fuera de competencia a todos los que no tenemos mucho dinero y no podemos financiar costosos regalos, por lo tanto nuestros presentes rara vez llaman la atención o se convierten en protagonistas de la celebración.


El artículo continua después de la publicidad:

Te invito a que en esta navidad te esfuerces por ser una buena persona y dar el mejor de tus regalos. Pero no hagas el esfuerzo de gastar dinero. Busca dentro tuyo y averigua ¿Cual es el mejor regalo que puedes dar?.  Una vez que lo encuentres, ofréceselo a Jesús; el protagonista de esta fiesta.

Que el pesebre de tu casa esté adornado con tus regalos y los de tu familia, pero no de los regalos que se intercambiarán entre ustedes, sino de los regalos que le ofrecerán al niño de Belén!