El artículo continua después de la publicidad:

Catholic-Link.com  –  Sabemos que amar al prójimo es una de las ideas mas importantes que el cristianismo  ha aportado a nuestras sociedades. Sabemos también que Jesús nos ha regalado una definición de prójimo que ha cambiado nuestras estructuras. Ya no es solamente la persona con la que me relaciono o a la que le tengo estima y cariño, sino que es también aquel a quien no quiero tanto y que incluso puede ser tu enemigo.

Dentro de las característicasde nuestro prójimo, hemos asumido que es aquel es que están en las condiciones del samaritano; tirado a un costado del camino, marginado, viviendo el dolor, sólo y sufriendo. Ciertamente ese es nuestro prójimo y cuando los ojos del mundo quieren encontrarlo lo hacen frecuentemente en países y lugares pobres, en donde sus habitantes sufren de la falta de las cosas mínimas para tener vidas dignas.

Entonces asumimos que amar al prójimo se limita solamente a ayudar y entregar amor a aquellos que están viviendo la vulnerabilidad en gran medida. Eso es una verdad.

Pero nuestro prójimo también es el tipo con el que compartimos espacios, el que se estaciona a mi lado, el que camina un par de metros detrás mío cuando voy por la calle, el que tiene casa, comida y ropa. Estamos llamados a amarlo a él también, a cuidarlo, a respetarlo y tratarlo con todo el amor que se merece. Sólo porque Dios así lo ha querido.

Botar un chicle (goma de mascar), dejar tu carrito de supermercado tirado en el estacionamiento o acabarte el papel higiénico del baño y no reponerlo es, aunque no lo parezca, una falta de amor al prójimo. No es que le hayamos causado un daño, pero si le incomodamos.


El artículo continua después de la publicidad:

Pequeños detalles, estar atento a estas cosas sencillas, puede hacer que los que están a nuestro alrededor experimenten el amor que Dios quiere darles a través de nosotros, de nuestros gestos, de nuestra preocupación la vida y ciertamente, si nos toca a nosotros experimentar alguna de esas incomodidades, no vamos a quedar muy felices.

Cuéntanos ¿Qué otros pequeños gestos podrían demostrar que amamos al prójimo como Jesús nos pidió que lo hiciéramos?