Esta es una de esas analogías que no se nos hubiera ocurrido hacer nunca, pero está genial.  Los padres en una familia son eso: «las tapas del pan». Es muy cierto que ellos son los que siempre protegen, aguantan, ponen la cara y están siempre ahí (porque siempre los dejamos para el final como a las rebanadas de las orillas). La mayoría de las veces es a ellos a quienes primero criticamos, a los que más nos cuesta pasar rápido ­porque nos fijamos en cada error que cometen­ y a los que, algunas veces, tratamos como a la última rueda del coche. Pero es innegable que ellos cumplen perfectamente su labor de «rebanadas de la orillas del pan» siempre protegiendo y fortaleciendo el hogar.

«Preocuparse por todos, por cada uno, con amor, especialmente por los niños, los ancianos, quienes son más frágiles y a que a menudo se quedan en la periferia de nuestro corazón. Es preocuparse uno del otro en la familia: los cónyuges se guardan recíprocamente y luego, como padres,  cuidan de sus hijos, y con el tiempo, también los hijos se convertirán en cuidadores de los padres» (Papa Francisco).


El artículo continua después de la publicidad:

Lo mejor de todo es pensar que luego, esas dos rebanadas pueden reencontrarse en la vejez, como nos muestra el video, y que a nosotros, como nos dice el Papa Francisco, vamos a tener que ser esas «orillas» algún día, y con profunda reverencia y amor, vamos a cuidar de ellos cuando ya no puedan cuidarse a ellos mismos. Devolverles, aunque sea un poquito, todo lo que hicieron por nosotros con tanto amor.



Para profundizar en la hermosa misión de ser padres y en lo que significa el matrimonio cristiano. Los invitamos a leer la «Amoris laetitia» , la carta apóstolica del Papa Francisco. Y para que se animen, les dejamos un bonito fragmento de ésta:

http://biblioteca.catholic-link.com/post/142473347458/frase-de-la-exhortación-apostólica-amoris-laetitia