Hoy el Padre Seba nos habla de un tema sobre el cuál muchos nos preguntamos… ¿por qué Dios permite la enfermedad? Estar enfermo implica sufrir, y eso no nos gusta. Cuando llega la enfermedad, buscamos explicaciones y queremos entender el porque, pero por fe sabemos que ésta puede no ser el resultado de la intervención directa de Dios en nuestra vida, sino más bien el resultado de un mundo caído, de que somos frágiles y que por lo tanto tenemos una salud deficiente.

Aunque hay indicadores en la Sagrada Escritura de que Dios quiere que tengamos buena salud (3 Juan 2), toda enfermedad es permitida por Él para sus propósitos, ya sea que lo entendamos o no. A través de nuestros padecimientos podemos unirnos a su sufrimiento, crecer como personas y darle gloria… Pero bueno, ya no hablo más y dejo al Padre para que nos lo explique mejor 😉


El artículo continua después de la publicidad: