Les dejamos hoy un hermosísimo testimonio de la hermana María Guadalupe, misionera del Verbo Encarnado, que vive en Siria. Este video, producido por El Observador de la Actualidad, no necesita ninguna presentación, simplemente no tengo nada más que agregar. Solo decir que esta clase de cristianismo es el que todos debemos vivir, uno de esos que no se guarda nada, que ama en medio del sufrimiento y el cansancio, que se adhiere a la cruz y busca en todo imitar a su Maestro. ¡Dios te bendiga hermana María Guadalupe! y que Él nos conceda la gracia de tener la fe, la alegría y la fortaleza de ánimo que reflejan tus palabras, tus gestos y tus acciones. Gracias de todo corazón.

«Los cristianos perseguidos nos interpelan, nos cuestionan a nosotros como  cristianos occidentales. Allá en Egipto se tatúan la cruz para distinguirse y para mantenerse firmes al momento del martirio, se tatúan la cruz en su carne, y nosotros a veces en occidente intentamos esconder que somos cristianos. Nos cuestionan de qué manera estamos viviendo nuestra fe, que tenemos que manifestarla con coraje (…) ellos están derramando su sangre pero que no sea en vano (…) Estos cristianos nos señalan el cielo».