El artículo continua después de la publicidad:

El nombre Jorge Luis Borges en Argentina tiene un peso considerable. Debe de ser el autor más famoso del país. Tiene grandes obras publicadas, todas muy complicadas para quien no está inserto en el mundo de la literatura. Pero hace poco comenzó a circular este video que lo muestra hablando con palabras muy sencillas… y ciertas.

Es muy claro. Hay una diferencia entre amistad y amor. Creo yo, que el amor es el paso siguiente a la amistad. La amistad, como dice Borges, puede tener diferentes grados. Están esos amigos que uno hace en la playa durante el verano. O esos con los que siempre se juega al fútbol. Hay amigos con los que compartiste alguna experiencia (una misión, un campamento), y están los amigos en la fe.

El amor, como dice Borges, necesita de la frecuencia. El amor ha de ser tratado como una planta. Se lo tiene que cultivar, se le tiene que dar dedicación, se le ha de entregar todo. La amistad, la de “hermanos” no absorbe. Se da. Un amigo se te entrega. En el amor, tú te das. Es por eso que necesitamos de ambas. Los seres humanos somos una constante dinámica de dar y recibir. En la amistad uno recibe y en el amor, uno da. Es por eso que, siendo diferentes, no son contrarios. Amor y amistad pueden ir de la mano. Puedes amar a tus amigos y ellos pueden amarte a ti.

En esa lógica, se entiende porque la amistad puede prescindir de las confidencias y el amor no. Si el amigo es el que se entrega, uno recibe lo que el otro está dispuesto a dar. En cambio, si la lógica del amor es dar, uno no puede reservarse nada. Sobre todo en el amor que se vive en la amistad matrimonial.


El artículo continua después de la publicidad: