La fundación “Acción contra el hambre” ha lanzado el “experimento comparte” para estudiar el comportamiento del ser humano cuando se enfrenta a la realidad de un mundo mal repartido. De los 20 niños sometidos a estudio, 20 compartieron su comida (Tomado ACHSpain youtube). El video es el resultado de este experimento y cumple muy bien con su objetivo. Todos hemos escuchado alguna vez que la economía es la ciencia que estudia la adecuada distribución de los recursos escasos. Yo me pregunto de donde habrán sacado esta loca idea de los “recursos escasos” cuando el mundo posee un ingente cantidad de recursos para sostener a toda su población (y aún al doble según el video). ¿El problema no estará en otro lugar?, ¿hablar de “recursos escasos” no parece una justificación del mundo ante si mismo? ¿Y que tal si los recursos no fueran escasos? 3.5 millones de niños muriendo por desnutrición al año, ¿no sonaría peor?, ciertamente sí. El hambre en el mundo no es un problema de “recursos escasos” (tamaña ridiculez), es un problema de generosidad. Es un problema que está atrapado en el corazón del hombre y en ningún otro lugar. Por otro lado, este video nos da muchísima esperanza. No hemos nacido para el egoísmo sino para la generosidad. Creo que los 20 niños del video representan lo mejor que hay dentro del ser humano y con un sandwich, partido y compartido, nos recuerdan el sentido último de nuestra existencia, vivir en comunión.