El 2 de octubre, junto a la Iglesia celebramos a los ángeles custodios, aquellos seres celestiales a quienes Dios ha encomendado el cuidado los seres humanos. Lo dice el Salmo 90: «A sus ángeles ha dado órdenes Dios, para que te guarden en tus caminos».

Pero, en el coro celestial no solo se encuentran los ángeles de la guarda, sino también muchos otros tipos de ángeles, cada uno con una misión especial, colaborando así con la lucha contra el mal y la salvación del mundo.


El artículo continua después de la publicidad:

Hoy es una gran oportunidad para recordar a los ángeles, agradecerles por su acción en el mundo y particularmente elevar una oración a nuestro ángel custodio para que nos guarde del mal y nos acerque al Señor Jesús.