Elementos clave de fondo:

a) La importancia de unir la fe con la vida: Esta es una pieza clave en el apostolado que hacemos desde CL. Nosotros tratamos de ofrecer una visión que reconcilie la fe con la vida. Está muy bien elaborar reflexiones intelectuales sobre la fe pero no debemos olvidar que las personas necesitan vivir esa fe, volverla concreta y practicable. Especialmente los jóvenes sufren mucho para hallar la conexión de los grandes misterios de la fe — dígase Encarnación, Muerte y Resurrección del Señor — con sus propias vidas.

Nosotros, en cada post, debemos esforzarnos por conectar la fe con la vida. Si hablamos sobre la cruz, trataremos de explicar cómo esta ha transformado nuestro día a día, cómo el sufrimiento humano cobra un sentido misterioso y redentor cuando es iluminado desde la cruz de Cristo. Hablaremos del amor grande que el Señor nos tuvo y nos sigue teniendo, de cuán hermosa es la vida cotidiana cuando nos experimentamos tocados por un amor infinito e incondicional. Debemos liberar a la fe del yugo de lo abstracto, lo lejano y lo pasado, arrancarle la etiqueta de “ideología” y afirmar con fuerza que la fe, antes que un conjunto de ideas sobre Dios u obligaciones morales, es una experiencia de encuentro con una persona real, y por lo tanto, ella es principalmente vida, dinamismo, relacionalidad y amor.

La fe católica es vida cristiana, y la vida cristiana, es vida plena y auténtica. Esta es la idea de fondo que ilumina nuestra reflexión apostólica y debe nutrir nuestra publicaciones en Catholic-link.

b) La fe es el fundamento de la realidad: La fe católica no es un sentimiento privado, una espiritualidad personal que cada uno debe vivir e interpretar en el modo más íntimo posible. Nosotros creemos que nuestra fe es verdadera y que a la luz de ella se distingue mejor lo que es real de lo que no lo es. Dios es el fundamento de la realidad y como tal quien mira a través de la fe mira el mundo con mayor claridad. ¿Qué cosa, entonces, no le pertenece a la fe católica? ¿De dónde se la puede excluir sin cometer un gravísimo error? ¡De ningún lugar! La fe tiene algo que decirle a la economía, a la sociología, a la medicina y a la astronomía. Nosotros podemos utilizar videos y recursos apostólicos “no religiosos” e interpretarlos según la fe de la Iglesia porque nuestra fe es el fundamento del mundo y no al revés. Toda cosa o lugar donde exista algo bueno o verdadero proviene de Dios, es de Cristo y lo percibe mejor la Iglesia. Esta es nuestra convicción y a partir de ella experimentamos una gran libertad y frescura para afrontar diversas temáticas utilizando la gran variedad de recursos que nos ofrece el ingenio, la creatividad y la buena voluntad de muchas personas, sean creyentes o no creyentes.

Elementos clave de forma:

a) Le escribimos a un apóstol: No le tenemos que repetir el catecismo a los catequistas que nos leen, no tenemos que hablarles como si les estuviéramos haciendo apostolado directo. Para ponerlo más claro aún, imaginemos que nos dirigimos a un amigo catequista que nos ha escrito un correo pidiéndonos que le aconsejemos un video para su reunión de grupo del viernes por la tarde. A este amigo, poniéndonos en el caso que le aconsejemos un video sobre la humildad, no le escribiríamos de este modo:

«Te recomiendo este video porque es importante que entiendas que para ser humilde tienes que luchar mucho. No basta con que te des golpes en el pecho y enumeres tus pecados para ser una persona humilde. Sé que lo sabes pero me parece importante recordártelo. En este sentido creo que el video te puede ayudar mucho»

Obviamente para nuestro amigo este lenguaje será incomprensible. Se preguntará: ¿Me está recomendando un video o me está haciendo apostolado personal?

Ahora escribamos lo mismo desde la perspectiva de un apóstol que le recomiendo un recurso a otro apóstol:

«Te recomiendo este video porque creo que es muy importante entender que para ser humildes se debe luchar mucho. No basta con que los cristianos nos demos golpes en el pecho y enumeremos nuestros pecados para alcanzar la virtud de la humildad. Esto lo sabemos todos pero es importante recordarlo constantemente. En este sentido creo que el video puede ser muy adecuado para los jóvenes de hoy»

b) No hay que repetir el Catecismo: Si nuestro público principal son catequistas, seminaristas y personas que tiene algún tipo de responsabilidad apostólica, no es necesario — hasta cierto punto — repetirles el catecismo. Debemos, más bien, tratar de volcar nuestra creatividad y nuestro trabajo intelectual en encontrar modos interesantes y encarnados de proponer los contenidos que todos conocemos. Por poner un ejemplo, sobre un recurso que trata del pecado, se puede recomendar acentuar su dimensión de “acto suicida”, ofreciendo algunos fundamentos antropológicos y algunas citas interesantes de Juan Pablo II que contribuyan a dejar más clara la idea; se puede explicar por qué la sensibilidad de los jóvenes de hoy encuentra mayores dificultades en aceptar una visión del pecado en clave de ofensa a Dios y sus mandamientos, etc. Es decir, un post en Catholic-link articula en modo inteligente varias cosas:

a) El sentido del video.

b) La catequesis básica (no siempre explicada pero siempre sobreentendida).

c) Una profundización en la catequesis con vistas al apostolado o una profundización en el modo de comunicarla apostólicamente.

c) Es aconsejable utilizar citas: Recordemos que en nuestro caso toda cita que usemos no solo sirve para dar fundamento a nuestra argumentación y embellecer nuestro artículo sino que queda como un recurso útil que el apóstol puede utilizar. Nuestras opioniones son lindas pero lamentablemente no tenemos la autoridad suficiente para ser citados en un ambiente escolástico. Darle a nuestros lectores citaciones y bibliografía le da un valor agregado a nuestras publicaciones. De más está decir que los textos del Magisterio de la Iglesia deben tener prioridad.

d) No escribas un bodoque: Es cierto que nuestra página tiene la finalidad de ofrecer recursos para el apostolado católico y que nuestra principal función es la de ser una biblioteca online. En este sentido es cierto también que mientras más ricos, explicados y profundos sean nuestros artículos mejor será para nuestros usuarios. Sin embargo, no podemos abusar de esto para escribir extensos y aburridos artículos. ¿Por qué? Por varias razones, porque escribimos para personas que no necesitan que en cada post les hagamos un resumen de la fe católica; porque, lo querramos o no, la gente en internet no lees textos inmensos; porque debemos aprender a ser sintéticos, a ofrecer ideas claras, puntuales y explicadas para adultos que, en su gran mayoría, creen y piensan lo mismo que nosotros; porque si cada vez que escribes un artículo para CL te demoras 6 horas probablemente al quinto artículo vas a tirar la toalla; porque si Dios escribió los 10 mandamientos que construyeron nuestra civilización en 2 tablas no entiendo porque tú no puedes escribir un par de consejos en una.

Mi consejo es que escribamos nuestros artículos en una página de word. Si el tema lo amerita puede ser dos. Si escriben más de dos es muy probable que el editor lo recorte.

[]
1 Step 1
NombreNombre completo
URL del Video/recurso sugeridoVideos, imágenes, música, lo que tú quieras
ExplicaciónComenta brevemente qué es lo que te ha llamado la atención del material propuesto
0 /
Documentos (opcional)Añade una imagen o documento
Subir imagen/documento
Previous
Next