Hemos escuchado muchas veces la famosa máxima de que «nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde». Puede ser, pero hay algo mejor que eso: nos podemos dar cuenta del valor que tienen las cosas antes de que las perdamos. Démonos la oportunidad.

Esto nos enseña este simpático experimento social, que a través del tema de compartir los alimentos en la cena, (un momento tan especial, que lo compartes con quién más quieres), nos enseña que hay momentos, personas, situaciones, etc., que son importantes para nosotros y no nos damos cuenta. Y para esto, los niños siempre tienen la mejor, la más objetiva y la más verdadera respuesta. Algo tan valioso como la familia, es un regalo al que no nos podemos acostumbrar.


El artículo continua después de la publicidad:

«La verdadera alegría que se disfruta en familia no es algo superficial, no viene de las cosas, de las circunstancias favorables. La verdadera alegría viene de la armonía profunda entre las personas, que todos experimentan en su corazón y que nos hace sentir la belleza de estar juntos, de sostenerse mutuamente el camino de la vida» (Papa Francisco).



Para ver otras respuestas geniales de los niños, te dejamos este bonito video 🙂