Para ser católico con todas sus letras (y no de esos “soy católico pero”) es fundamental creer en uno de los dogmas que hace parte de las bases de nuestra fe: Jesús está verdaderamente presente en el pan y el vino consagrados.

Es que la Eucaristía no es únicamente un culto religioso al que por precepto debemos asistir como quien va a una reunión de grupo para seguir formando parte de sus registros. No vamos a la Eucaristía, no escuchamos a la Eucaristía, incluso me atrevería a decir que ni siquiera participamos de la Eucaristía sino que la celebramos, somos parte ella en esencia, nuestra presencia ahí es más que ritual, pues la instrucción de Jesús es que, para que haya Eucaristía debemos nosotros ofrecer y partir el pan en las manos de quien preside (el sacerdote), pero somos todos quienes la celebramos, quienes hacemos memorial y vida su presencia ahí por medio de la gracia del Espíritu Santo. Esto es algo grande.


El artículo continua después de la publicidad:

Tan grande es tener a nuestro Dios junto a nosotros, presente no como un ser mitológico perdido en alguna dimensión metafísica desconocida por todos, ausente, lejano, oidor de ruegos y mágico. El Dios ha querido quedarse en medio nuestro, no solo para que lo contemplemos de forma distante y solemne, sino para que lo consumamos. Quien no come de su carne ni bebe de su sangre no tendrá vida eterna dice en el evangelio de San Juan el mismo Jesús. Es por eso que le adoramos reverentemente, que reconocemos su divinidad presente en las formas del Pan y el Vino consagrados. Porque sabemos que su presencia ahí es real, es Dios, está vivo y en medio de todo el pueblo.

Esa consciencia de la presencia Eucarística es algo antiguo en la tradición de la Iglesia, pero fue recién en el siglo XII, en que comenzó a celebrarse de forma solemne, con un rito especial y con una fiesta particular para destacar y recordar a todos la importancia de Jesús Eucaristía. Fue así como nace la Fiesta de Corpus Chirsti o Solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Jesús.

Por eso, por su importancia para toda la Iglesia, es que hemos preparado este breve quiz, para refrescar la memoria y aprender algunos detalles de esta importantísima celebración que nos invita a acercarnos con mayor devoción a Jesús Sacramentado.


El artículo continua después de la publicidad: