escribiendo
Carta al Niño Jesús

[dropcap]E[/dropcap]l video de hoy es una canción del Piccolo Coro dell’Antonino, un coro católico de niños italianos nacido en Boloña en 1963.  Entre la marea de canciones que tienen – las pueden ver en Youtube – está es la que más me gusta y me ha parecido muy adecuada para escucharla y meditarla en estos días de Navidad.

No voy a hacer un repaso de toda la canción puesto que tiene un mensaje muy claro. Sólo quiero resaltar una idea, que es también la que más me conmueve: conocer a Jesús y tener una relación con Él lo cambia todo, colorea nuestro cielo y transforma el aire que respiramos. Debemos estar siempre infinitamente agradecidos a Dios porque llegado el momento – ese día, en ese retiro, por aquel amigo o porque nacimos en una familia de fe – pudimos abrirle el corazón a Dios y decirle que sí. La cultura en la que vivimos cada día hace que esta respuesta de fe sea más difícil y son muchas las personas que no tienen el don de conocer cómo se siente el aire y de qué color es el cielo cuando uno se sabe Hijo amado de Dios. ¡Hay que valorarlo! y esta Navidad y este canto son una ocasión muy especial para desacostumbrarnos de los dones de Dios y renovar nuestra gratitud a Aquel, que por alguna razón misteriosa, nos ha dado todo esto. Pero que nuestra gratitud no sea farisaica – “gracias Señor porque me hiciste mejores que estos paganos” -, que sea auténticamente cristiana, como la canción que acabas de escuchar; es decir, involucrado con el dolor del prójimo, con la falta de Cristo en el mundo y en el corazón de los hombres, haciendo lo que podamos por acercar a más personas a la esperanza que Dios nos ha traído porque el niño que nacerá dentro de algunos días es el Mesías que todos – no sólo los cristianos – estamos esperando.

¿Linda canción, no?