El artículo continua después de la publicidad:

Les dejo un video sobre el sacramento de la reconciliación realizado por la asociación juvenil francesa: Frassateam. El video narra la historia de un joven que arrepentido de sus excesos en una noche de diversión, decide misteriosamente ir a confesarse después de mucho tiempo.

El video me ha gustado mucho por su sencillez y agilidad. Las escenas no están construidas con la finalidad de realizar una explicación doctrinal sobre el sacramento, sino con la de ofrecernos una imagen connatural y cercana del mismo.

La sensibilidad moderna, especialmente la de la juventud católica no practicante (o practicante a su manera), tiende a rehuir de este sacramento por una serie de prejuicios y sentimientos que muchas veces tienen poca relación con un conflicto de carácter doctrinal. Son más bien la vergüenza, la inseguridad personal o la propia fantasía -en sus muchas facetas y dimensiones-, las que nos alejan de recibir el perdón de Dios y mantenernos en el limbo del “quiero pero no puedo”. Desde mi punto de vista, este video, a diferencia de otros, tiene la gran riqueza de ofrecernos un vistazo sereno y humano de este sacramento. Las tomas veloces que representan un dialogo fluido entre Cristo y el joven (“Lo miré, me miró”); los silencios repentinos que dan cabida al uso del sentido común (“¿Eso es todo?”); o la mirada sensata de un cura jovialmente extrañado de la peculiar imaginación de su interlocutor; todo parece contribuir ordenadamente a derrumbar los prejuicios de vergüenza, inseguridad personal y cualquier otra fantasía construida entorno a la Confesión.

Estoy seguro que esta producción no agota todo lo que debe decirse sobre el sacramento de la reconciliación (incluso podría ser un poco limitada), sin embargo, pienso que el video cumple con su función y puede ser un excelente recurso para ayudar a muchos despertar una auténtica nostalgia por el perdón de Dios, y sobre todo, a verla como algo realizable a través de la vida sacramental.


El artículo continua después de la publicidad:

Preguntas para el dialogo

¿Por qué no te confiesas? ¿Cuáles son las ideas que te impiden hacerlo? ¿Qué aspecto de la confesión te genera mayor temor o inseguridad?