“Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz, y sígame” (Mt 16, 24)