La nota favorita de Dios es el sonido de tu oración.