El secreto de un matrimonio unido: mientras más cerca estén de Dios, más cerca estarán el uno del otro.