Dios forma a sus soldados más fuertes a través de las batallas más duras.