El artículo continua después de la publicidad:

Dios entra en nuestro corazón en la Eucaristía