El artículo continua después de la publicidad:

Conversar con Dios debe ser la llave de cada mañana y el candado de cada noche