Screen Shot 2013-12-04 at 18.42.33Catholic-link.com – En un ciudad donde la pobreza y la mendicidad se han vuelto algo cotidiano, es posible que el sufrimiento y la pena de aquellos que nos rodean, los que viven en las calles, nos sea indiferente, pero este grupo prueba lo contrario.

Hoy Goodnews nos trae la historia de Don Luis en su día de felicidad. Se trata de un grupo de personas que sin previsiones se acerca a los más necesitados, desamparados y sin hogar, y además de compartir con ellos su día, los abastecen de algunos recursos que son básicos.


El artículo continua después de la publicidad:

Cuando encontraron a Don Luis en las calles de Guayaquil, él tenía el rostro sucio, y la ropa desgastada e incluso no tenía zapatos. Alegre y agradecido con Dios por enviarle lo que había pedido, se dejó ayudar, e inició su transformación.

Arreglando su aspecto personal, con un corte de cabello, ropa, zapatos y una mochila nueva, y tras darse un baño y haber comido, Don Luis se sintió también como nuevo. “¡Qué feliz estoy ahorita, porque me han dado unas cosas que nunca he tenido!”, exclamó.

Esta acción no es aislada, lo que buscan quienes hacen ‘Un día de felicidad’, es que se replique, y cada vez sean más quienes ayuden, presten atención y se sensibilicen con quienes los rodean. Como ellos tú también puedes dar un día de felicidad, ¿te animas?

Andrea Cabrera