El Adviento es un tiempo de esperanza. Esperanza confiada en que Jesús ya llega para renovar el corazón de todos los hombres de buena voluntad. Este año, el Adviento trae consigo un grito desesperado por la paz. Malik y su familia apuran el paso lejos de la guerra. La paz parece no llegar al pueblo Sirio, al pueblo cristiano, a todos los pueblos en guerra que sufren tanto. Nos hace falta paz a todos.

Al ver tanto horror, fácilmente caemos en la desesperanza. Pensamos que este conflicto no tiene solución. Que las oraciones no hacen nada, que el destino está marcado. Pero esto no es cierto, los testimonios de nuestros hermanos en guerra, nos demuestran lo contrario. Cuando Dios habita en nuestros corazones, la paz deja de ser un sueño más para convertirse en una realidad posible.


El artículo continua después de la publicidad:

Leamos juntos estas frases. Todas pronunciadas por refugiados, ex rehenes, misioneros y religiosos que han vivido la guerra en carne propia o que han reflexionado sobre ella. Llenemos nuestros corazones con estas palabras que hablan de amor y paz. Que sean el motor y la fuerza para continuar esperanzados este Camino de Paz.

pablo 1
Comparte esta imagen en las redes sociales.

pablo 4 wp
Comparte esta imagen en las redes sociales.

pablo 2
Comparte esta imagen en las redes sociales.

pablo 3 wp
Comparte esta imagen en las redes sociales.

pablo 5 wp
Comparte esta imagen en las redes sociales.

pablo 7 wp
Comparte esta imagen en las redes sociales.

pablo 8 wp
Comparte esta imagen en las redes sociales.

pablo 9 wp
Comparte esta imagen en las redes sociales.

pablo 10 wp
Comparte esta imagen en las redes sociales.

pablo 6 wp
Comparte esta imagen en las redes sociales.

pablo 11 wp
Comparte esta imagen en las redes sociales.